Artículos

Escuchar para caer bien a los demás

Escuchar para caer bien a los demasCaer bien a los demás es fundamental para desarrollar relaciones personales y profesionales fructíferas. Mantener relaciones estrechas nos permitirá alcanzar nuestros objetivos en nuestra vida.

Para caer bien a los demás, ya sea en un primer contacto o en contactos sucesivos, debemos presentar una actitud positiva, establecer contacto visual, sonreír, dar un apretón de manos correcto, llamar a nuestro interlocutor por su nombre, sincronizar el lenguaje corporal y el tono de voz del otro, emplear su mismo lenguaje, realizar preguntas abiertas, tratar de buscar intereses comunes, y sobre todo, practicar la escucha activa.

La escucha activa es aquella escucha que representa un esfuerzo físico y mental para captar la totalidad del mensaje de nuestro interlocutor prestando atención al comunicado verbal, el lenguaje corporal y el tono de voz.

Escuchando creamos un clima propicio para la comunicación. Escuchando demostramos interés por nuestro interlocutor. Escuchando mostramos respeto y compresión. Escuchando podremos encontrar puntos comunes que nos permita desarrollar la relación. Escuchando reducimos los malentendidos y los conflictos. Escuchando nos ganamos la confianza de nuestro interlocutor. Escuchando podremos caer bien a los demás. Por consiguiente, la escucha activa es unos de los ingredientes clave para caer bien a los demás.

Algunos consejos para escuchar activamente y lograr caer bien a los demás son:

  • Tendremos una actitud positiva para la comunicación y para caer bien. La actitud es la motivación para actuar de una determinada forma.
  • Presentaremos una mente abierta y controlaremos nuestras emociones y sentimientos.
  • Realizaremos un esfuerzo físico y mental para prestar atención.
  • Estaremos atentos tanto al comunicado verbal, como al lenguaje corporal y al tono de la voz. El lenguaje corporal lo conforman los gestos y las expresiones. Tanto el lenguaje corporal, como el tono de la voz, emiten su propio comunicado. Para captar la totalidad del mensaje debemos interpretar tanto el comunicado verbal como el lenguaje corporal y el tono de la voz.
  • Nos adaptaremos al estilo de comunicación de nuestro interlocutor y sincronizaremos su lenguaje corporal, el tono de la voz y sus palabras. Sincronizar es repetir los gestos y las expresiones, es utilizar el mismo tono de voz. Las personas que mantienen excelentes relaciones personales realizan los mismos gestos al hablar, se encuentran sincronizadas.
  • Interpretaremos el mensaje desde el punto de vista de nuestro interlocutor. Nos pondremos en su lugar para entender su comunicado.
  • Mantendremos un contacto visual adecuado, es decir, miraremos a los ojos del emisor.
  • Presentaremos nuestro cuerpo orientado hacia nuestro interlocutor, con una posición relajada. Nos inclinaremos levemente hacia delante desde la cintura para mostrar que prestamos atención.
  • Animaremos a nuestro interlocutor para que hable. Para ello, parafrasearemos sus palabras y asentiremos con la cabeza. Parafrasear es repetir las palabras que emplea el emisor. Asentir es mover la cabeza levemente arriba y abajo diciendo sí con este movimiento.
  • Proporcionaremos respuestas orales que demuestren que estamos prestando atención e interesándonos por el discurso que escuchamos.
  • Utilizaremos la técnica de las preguntas, especialmente las preguntas abiertas, para que el emisor desvele sus sentimientos, secretos, objetivos e intereses. Las preguntas abiertas son aquellas que comienzan con un quién, qué, dónde, cómo, cuándo, cuál y por qué. Las preguntas abiertas obligan al interlocutor a que facilite mucha información.
  • Dejaremos hablar a nuestro interlocutor. No terminaremos sus frases. No interrumpiremos.
  • Evitaremos las distracciones en todo momento.

.